El liderazgo de Singapur como Ciudad Inteligente

 

Si bien muchas ciudades en el mundo trabajan en diversos proyectos de “Samrtcities” o “Ciudades Inteligentes”, Singapur ha querido llevar a otro nivel esta iniciativa, a través del proyecto “Smart Nation”, con el cual ha logrado convertirse en el primer referente mundial en esta materia.

¿Cómo se convirtió Singapur en el mayor caso de éxito de Smartcities en el mundo?
Por: Gabriel E. Levy B.
www.galevy.com

En 2018 la ciudad de Singapur fue seleccionada como la Ciudad más Inteligente del mundo, durante la entrega de los premios del “Smart City Expo World Congress”. El reconocimiento le fue otorgado por promover activamente iniciativas y proyectos destacados en la industria de la innovación y transformación urbana, no solamente desde lo conceptual, sino desde la práctica aplicada, obteniendo resultados visibles que han redundado en el mejoramiento de la calidad de vida de sus ciudadanos[1].

Gracias a este reconocimiento, Singapur alcanzó una importante visibilidad en el escenario mundial y hoy en día es objeto de estudio y análisis por expertos, que observan como la ciudad ha materializado el sueño de convertirse en una urbe sostenible, moderna, amigable, pero sobre todo capas de ubicar a los ciudadanos en el centro de la política pública.

El ciudadano en el centro de la estrategia

Cuando Singapur decidió volver inteligentes sus ciudades, definió que el ciudadanos y su calidad de vida deberían ser la prioridad de cualquiera de las acciones implementadas, razón por la cual todas las iniciativas gubernamentales, independientemente del partido que gobierne el país, deben estar enmarcadas en estos ejes: Garantizar un estilo de vida sustentable, Mejorar la educación, salud y movilidad de los ciudadanos, disminuir los tiempos de espera (Acabar con las filas en espacios públicos), mejorar la seguridad y/o fortalecer los espacios públicos.

Esta perspectiva permitió mantener el foco y no distraerse en los utilitarismos de los dispositivos o las estrategias comerciales de las marcas de tecnología. De esta forma cada sistema tecnológico que se incorporó debía estar articulado en alguno de los ejes propuestos y estar acompañado de un modelo de gestión, seguimiento y evaluación permanente de su impacto.

Territorios sustentables

A través de cientos de miles de sensores instalados en diversas regiones del país, en Singapur monitorean de forma permanente el consumo energético, la generación de residuos y el uso del agua potable y residual, en tiempo real.

Todos estos dispositivos proporcionan a los proveedores de servicios públicos, residentes, al gobierno, a las industrias y a las organizaciones civiles, información exacta sobre el uso de los recursos y servicios, de esta forma es posible identificar los focos de desperdicio, disminuir costos, hacer más eficiente la prestación, distribuir mejor los recursos, y sobre todo, crear conciencia en la población[2].

Desde que los territorios sustentables fueron implementados, cifras oficiales calculan una disminución en el desperdicio de agua y energía que ronda el 35%, al tiempo que el aprovechamiento en el reciclaje de las basuras ha logrado una eficiencia del 300% respecto de una década atrás[3].

Teleasistencia Domiciliaria

Mediante el diseño de un dispositivo tipo tableta, acompañado de sensores y cámaras, el programa denominado “Tele-health” se enfoca en pacientes con movilidad reducida, especialmente de la tercera edad y con enfermedades crónicas y los hace un seguimiento constante de sus signos vitales. Esta información es recibida en tiempo real por el centro médico y sus doctores, que pueden tomar decisiones como cambios de medicina, enviar una ambulancia a casa o simplemente hacer una video llamada con el paciente[4].

Esta estrategia ha generado una importante descongestión en las urgencias de todo el sistema sanitario del país, ha reducido significativamente la presión de costos sobre todo el sistema de sanidad, al tiempo que ha elevado la calidad de vida de los pacientes, al permitirse seguir los tratamiento desde casa, sin tener que desplazarse a los centros hospitalarios[5].

Autobuses y movilidad inteligente

Con sensores y un sencillo sistema de georreferenciación, la red de autobuses y paraderos de Singapur, reporta de forma permanente ubicación, número de pasajeros en los vehículos y en las estaciones, al igual que la velocidad promedio de las unidades, el tráfico en la vía, entre otras muchas otras variables, lo que le permite a un sistema basado en inteligencia artificial, decidir de forma dinámica la frecuencia de operación, para garantizar una óptima prestación en los servicios, al tiempo que la DATA recabada, alimenta las bases de datos de las autoridades de tránsito, que complementan con la red de semaforización la gestión en tiempo real de la movilidad en toda la ciudad[6].

“Con una superficie de 720 kilómetros cuadrados, Singapur es el país más pequeño del sudeste asiático y ha tenido que afrontar el problema de la densidad y la movilidad a lo largo de su desarrollo. Nuestros proyectos de transporte inteligente incluyen el Sistema de transporte inteligente, que incorpora información de tráfico en tiempo real entregada a través de taxis con GPS y una estructura de transporte público integrada. La Autoridad de Transporte Terrestre de Singapur estudia los datos de las tarjetas de tarifas para controlar las flotas de autobuses y señalar los puntos de acceso al trabajo. También se están probando vehículos autónomos en el transporte público y el transporte de mercancías para hacer frente a las limitaciones de tierra y mano de obra”. Autoridad del Transporte de Singapur[7]

Seguridad Inteligente

Aunque no lejos de la polémica que suscita el uso de las tecnologías de Inteligencia Artificial y Reconocimiento Facial, Singapur ha logrado implementar un moderno sistema de gestión integral de la seguridad, mediante cámaras de vigilancia, sensores y parametrización de la cobertura de las autoridades, lo cual ha permitido en gran medida disminuir las cifras del delito en los puntos más críticos y aunque las autoridades no revelan el porcentaje exacto de esta disminución, aseguran que ha bajado notablemente en los últimos años[8].

Política de Estado de largo plazo

Para que los proyectos de “Ciudades Inteligentes” sean posibles, viables y sobrevivan en el largo plazo, es necesario que sean diseñados y apropiados como una Política de Estado de largo plazo y no una iniciativa electoral del gobierno de turno.

En Singapur la política comenzó a diseñarse e implementarse a principios de siglo y está pensada en su primera etapa hasta el año 2035, de esta forma, todos los gobiernos sin importar su ideología, postura política o programa de gobierno, deben articular sus acciones con el plan maestro de “Smart Nation”.

Soportar mediante conectividad de gran capacidad

Para lograr que miles de cámaras de video, sistemas inteligentes de movilidad, sistemas de energía renovable, aplicaciones, dispositivos móviles, sistemas de respuesta temprana, equipos de tecnología energética y cientos de miles de aparatos funcionen de manera armoniosa y con altos estándares de disponibilidad, es indispensable contar con grandes capacidades de conectividad, multidimensional y redundante.

Es decir, una “Ciudad Inteligente” solo es posible si se cuenta con salidas de alto flujo a canales internacionales de Internet, múltiples proveedores locales de acceso y una amplia oferta fija y móvil de banda ancha.

Junto con Corea del Sur y Japón, la nación de Singapur ofrece una de las mayores capacidades de conectividad a bajo costo, tanto para empresas como para usuarios finales, soportando de esta forma la velocidad necesaria para evitar latencias en los sistemas funcionales que se encargan de operar las Smartcities, al punto que la velocidad promedio que ofrecen los proveedores en el hogar es de 200mbps[9].

El gobierno espera que la implementación del 5G en los próximos meses, genere un crecimiento exponencial de esta capacidad de conectividad[10].

En conclusión, El Caso de Singapur es un ejemplo perfecto de como se puede lograr implementar un modelo exitoso de Ciudad Inteligente en el largo plazo, sobreviviendo a los intereses mezquinos de la política y poniendo al ciudadanos en el centro de un modelo integral urbanístico, que abarca desde la gestión sustentable de los territorios, pasando por la salud, la movilidad, la conectividad y la seguridad.

 

[1] Singapur como ciudad ganadora de Los SCEWC en 2018

[2] Artículo del Blog Especializado en Smartcities: Sobre el Caso de Singapur

[3] Cifras oficiales publicadas en el Website de la Ciudad de Singapur

[4] Cifras oficiales publicadas en el Website de la Ciudad de Singapur

[5] Cifras oficiales publicadas en el Website de la Ciudad de Singapur

[6] Sitio web oficial del servicio de movilidad y transporte de singapur

[7] Sitio web oficial del servicio de movilidad y transporte de singapur

[8] Website oficial de la ciudad de Singapur

[9] Artículo del Blog especializado: MiComputer Hoy sobre las velocidades fijas de Internet en Singapur

[10] Artículo sobre el proceso de asignación de espectro para 5G en Singapur

1 comentario en “El liderazgo de Singapur como Ciudad Inteligente”

  1. Pingback: Potencial digital: así es como Dubrovnik puede sumarse a la tira de “ciudades inteligentes” de Europa – Noticias Internacionales, Noticias Imparciales, Diario Mundial

Deja un comentario